<h1>La Clínica Murillo</h1>

La Clínica Murillo

¿Por qué la Clínica Murillo?

Por que te ofrecemos toda la información necesaria, todas las garantías y un equipo altamente cualificado.


  • Nuestras garantias
    • Primera consulta directamente con el cirujano. No trabajamos con intermediarios ni comerciales para garantizar la calidad de la atención al paciente.
    • Más de 10 años de experiencia quirúrgica nos avalan.
    • Estudios preoperatorios y anestésicos exhaustivos.
    • Todos los tratamientos se realizan en centros autorizados.
    • Atención directa postoperatoria asegurada 24 hs/día
    • Materiales de última generación con garantía y sello CE.
    • Presupuestos ajustados y cerrados (todo incluido).
    • Revisiones postoperatorias sin coste.
    • Sin falsas expectativas. Si no te conviene no lo hacemos.
  • Decálogo de cirugía estética
    • No busque una clínica sino un cirujano.
    • Operarse en un hospital autorizado por las autoridades sanitarias. Es la garantía de que reúne las adecuadas condiciones materiales y humanas.
    • Exigir siempre la realización de un estudio preoperatorio completo y la presencia en quirófano de un médico especialista en anestesiología, aún por muy sencilla que parezca la intervención a la que nos vamos a someter.
    • La información en la primera visita debe ser dada por el cirujano y no por una comercial o asesora como ocurre en algunas macro-clínicas.
    • Desconfiar de la publicidad agresiva en los medios de comunicación.
    • No olvide preguntar y resolver con el cirujano todas sus dudas referente a la operación solicitada, alternativas a la misma si existen, tiempo de postoperatorio, resultados esperados y posibles complicaciones (los únicos cirujanos que no tienen complicaciones son: los que no operan o los mentirosos).
    • No dude en pedir una segunda opinión para estar completamente segura.
    • Tenga en cuenta que la cirugía plástica-estética no tiene por finalidad cambiarnos sino mejorarnos y en ningún caso será la vía para resolver problemas personales o profesionales. No tome como ejemplo los personajes televisivos.
    • Sea realista sobre el objetivo de la intervención y déjese aconsejar por el cirujano, evitando crearse falsas expectativas. Una cosa es lo que quisiéramos conseguir y otra cosa es lo que se puede lograr quirúrgicamente y no siempre coinciden.
    • La decisión de operarse es algo personal. No deje influenciarse por otras personas porque no todos tienen porqué entender nuestras motivaciones. Si usted está satisfecho, la intervención habrá sido un éxito.